INICIO

La arquitectura de la zona Urbana de El Águila, es el resultado de la expresión particular del Paisaje Cafetero, el cual se origina superponiendo a la estructura espacial y geométrica tradicional de la arquitectura colonial, materiales y técnicas propios de la colonización antioqueña. Predominando la tipología de patio y la disposición de sus crujías así como la presencia del zaguán y el corredor. A partir de la presencia de estos elementos son reconocibles cuatro grupos tipológicos: en I, en L, en C y en O.

Los Inmuebles conservados en el área Urbana de El Águila, se disponen en la manzana en su mayoría en predios esquineros, organizándose en tipología:
En L: Dos crujías dentro del predio con un patio lateral.
En C: Tres crujías en torno al patio latera.
En I: Lineal una crujía paralela localizada en uno de los frentes del predio.

Estos inmuebles presentan variación en cuanto a la localización de la puerta de acceso: lateral o centrada, con la existencia o no de zaguán y corredores, con posteriores divisiones del espacio interior y adiciones de volúmenes, principalmente para la ubicación de baterías sanitarias.

En El Águila, debido a la topografía del terreno se pueden caracterizar las edificaciones de acuerdo a los cuerpos en altura que presentan. Unos Inmuebles presentan un cuerpo principal y un cuerpo bajo con funciones y características independientes, y a través del ritmo de vanos, de llenos y vacíos y el trabajo de sus carpinterías logra la unidad en la edificación. De acuerdo con la tradición en la zona generalmente el cuerpo bajo se destina como depósito o como sitio para animales como las gallinas, y el cuerpo alto es ocupado por la vivienda. El cuerpo bajo se desarrolla en altura de acuerdo a las características topográficas y en muchos casos es producto del banqueo de las calles con el fin de nivelarlas, habitualmente no sobrepasa el medio piso. En el cuerpo alto se ubica la puerta resaltando el acceso al zaguán, además de los espacios de uso de la vida familiar.

Los ritmos arquitectónicos en fachada se armonizan con las calles de las mismas conservando la imagen característica de este tipo de arquitectura, los pisos bajos continúan con el paramento, salvando luces que varían de la planta principal. En otras ocasiones el cuerpo bajo dada su altura se constituye como un piso adicional y es utilizado para el comercio. Por la topografía de la zona urbana y la disposición de los predios, los cambios abruptos en el terreno muchas veces solo son perceptibles desde el interior de la manzana.

Los principios formales usados en las fachadas, se basan en el ritmo y el orden de la disposición de las puertas y puertas-ventanas. El trabajo en la madera, evidencia cierto desarrollo en las tallas con elementos decorativos basados en figuras geométricas. Los sobremarcos en puertas y ventanas se constituyen como elementos característicos y repetitivos en las fachadas, algunos más elaborados que otros, la parte superior resalta las puertas, y en su parte inferior presenta talla o calados en los balcones. Las puertas, generalmente más sencillas, se componen generalmente por un marco a dos naves, en algunos casos con la presencia de contraventana.

Centro de Investigaciones Territorio Construcción y Espacio, CITCE
Facultad de Artes Integradas
Edificio: 316 oficina 3003
Ciudad universitaria Meléndez
Telefax: +57 2 321 2383
Universidad del Valle
Cali - Colombia
© Todos los derechos reservados - 2015