Desde épocas tan remotas como el siglo XVI empezaron a ocurrir periódicos y desesperados esfuerzos para encontrarle a la región una salida al mundo exterior a través del Océano Pacífico

La impenetrable selva de la costa y las barreras andinas se convirtieron en obstáculos insalvables. Además, los rápidos de los ríos implicaban comunicaciones altamente riesgosas para los viajeros y la carga.

"Eran uno y mil caminos no aptos para bestias. El costo en hombres y equinos pagado por Sebastián de Belalcázar era, además, premonitorio de lo que esperaba a toda empresa de conquista que incluyera el camino como uno de sus medios u objetivos."

"…el arribo del tren significaba por sobre todo lograr hacer el recorrido entre los dos polos del camino en unas horas del día, en abrupto contraste con los tres días de fatiga y riesgos mortales que unos años antes se necesitaban, y con el mes o más que un siglo atrás se tomaba el camino."


La nueva vocación marítima de Cali y otros efectos conjugados como la creación del departamento, la apertura de los mercados y las influencias del auge cafetero y azucarero, fueron modificando la fisionomía de la ciudad, convirtiéndola en un escenario de intensa actividad comercial y polo de atracción demográfica. Cali además, fue el eje desde el cual se tejió la red ferroviaria hacia el sur y el norte del valle, llegando a unir a Popayán en 1922 y a Medellín en 1926 con Buenaventura.
Centro de Investigaciones Territorio Construcción y Espacio, CITCE
Facultad de Artes Integradas
Edificio: 316 oficina 3003
Ciudad universitaria Meléndez
Telefax: +57 2 321 2383
Universidad del Valle
Cali - Colombia
© Todos los derechos reservados - 2015